• Buscá -

¿Tuviste un infarto? ¿Un conocido lo tuvo? Mejor, anticiparse

Tu ventana de oportunidad es la salud y el mejor momento para acercarte a un seguro es cuando estás sano. No esperes a enfermarte.

El seguro de vida se compra con salud. Acordate de esta frase. Si sos joven y sano, la contratación de una cobertura te va a salir mucho más económica. Y el trámite para obtenerla será mucho más rápido y sencillo.

No esperes a tener un infarto. Ni un preinfarto. Ni un susto. Porque cuando sientas tu vida pender de un hilo y quieras contratar una póliza para proteger el futuro de tu familia, será mucho más difícil conseguir que te la aprueben. Mejor, adelantate.

Te lo decimos por experiencia. Recibimos innumerables consultas por parte de potenciales asegurados que, cuando hubieran podido hacerlo, dudaron y no se animaron a contratar una cobertura de vida y, frente a una situación de salud que los puso en alerta, se contactaron nuevamente para retomar el tema. Y ahí ya no podemos ayudarlo. En otras palabras, pasó el tren y no aprovecharon la oportunidad.

Nadie quiere hablar de esto pero, en algún momento, hay que hacerlo. Si pudiéramos tener la bola de cristal que nos vaticinara cuándo nos vamos a enfermar o vamos a tener un accidente, hasta el más escéptico firma. Pero, como la bola mágica no existe, no nos queda otra que anticiparnos. Aprovechá el momento. No dejes pasar el tren.

 

Decenas de personas nos escriben después de ver a sus pares sufrir un infarto. Es algo movilizante y casi siempre aparece en personas sanas y jóvenes. No esperes a tener uno para asegurarte. Después, lamentablemente ya es tarde. Escribinos que en Lifer te vamos a guiar para que estés prevenido. 

Lifer.