• Buscá -

El modelo oriental: el desafío de imitarlo y lograr los mismos resultados

En la Argentina, donde el mercado asegurador es muy chico, nos queda mucho que aprender de otros países donde hay más conciencia aseguradora. Por qué se da esta diferencia y cómo volver a poner al hombre en el centro.

Tal vez por representar cerca del 80% de la producción global en materia de seguros y otro tanto por su potente desarrollo económico, los Estados Unidos y los países europeos, con Inglaterra, Alemania, Francia, Italia y España a la cabeza, llevan la delantera a la hora de hablar de una industria aseguradora fuerte y pujante. Además, estas plazas se caracterizan por su alto índice de penetración en seguros de personas, ramo que creció fuertemente tras la crisis mundial de 2008.

En los países desarrollados, la participación de la actividad aseguradora alcanza cerca del 10% del Producto Bruto Interno (PBI). En la Argentina, no obstante, la cifra no llega al 3% del PBI. Y en lo que respecta solo al ramo de cobertura de vida, el número es aún menor: menos del 1% del PBI, por debajo, incluso, que sus vecinos regionales, como Chile y Brasil.

En los mercados más desarrollados, la fuerte influencia del negocio de seguros de vida da cuenta de sociedades con una fuerte conciencia aseguradora que, además de proteger sus bienes y patrimonio, tienen una visión a largo plazo y toman recaudos para garantizar el futuro financiero de la familia.

En nuestro país, el primer cambio debe ser cultural y tiene que ver con volver a colocar a las personas en el centro. ¿Cómo hacemos para que los argentinos dejen de pensar que cayó granizo hace 10 años y empiecen a pensar en lo importante que sería contar con un plan familiar?

En los últimos años, y en parte gracias al crecimiento de las clases medias que tuvo Asia, en países como China, Japón, Corea del Sur y Taiwán, se incrementó fuertemente la contratación de seguros de personas. Esto se vincula a una concepción filosófica de cómo enfrentar la vida: primero me aseguro yo; luego, mi casa; y finalmente, mi auto.

 

En Estados Unidos y Europa, las personas hasta compiten por quien tiene un seguro de vida más elevado. En Argentina, insólitamente pocos lo tienen. Por suerte cada día recibimos consultas de hombres y mujeres que quieren parecerse más al primer mundo. Y para todos ellos estamos. También para vos.

Lifer.